Los cuerpos petrificados de Girolamo Segato

El 3 de febrero de 1836 el médico, naturalista, cartógrafo y egiptólogo italiano Girolamo Segato se llevaba a la tumba un método que nunca pudo ser develado… un método capaz de petrificar restos humanos a modo de preservarlos para su futuro estudio. Esta ciencia perdida ha sido uno de los mayores misterios que incluso hoy en día, la Universitá  degli Studi di Firenze intenta descifrar.

Nacido en un monasterio cartesiano de Vedana en 1792, Segato comenzó sus estudios sobre ciencia básica a una temprana edad bajo la maestría del sacerdote Antonio Bagini. Continuó su aprendizaje en Treviso antes de ingresar al colegio de Belluno, donde profundizó en sus conocimientos mediante las enseñanzas de su profesor Tomaso Antonio Catullo.

38_jpg

Inclusive los órganos internos podían ser conservados

A partir de 1818 comenzaron sus viajes a Egipto, país que admiraba y estudiaba en todas sus formas. Allí se dedicó a estudiar botánica, química y los ancestrales ritos de momificación, utilizados por la civilización de las arenas para mantener los cuerpos de sus pares conservados toda la eternidad. Con estos conocimientos, en 1823, regresa a Italia  instalándose en la ciudad de Florencia, donde comenzó a experimentar con una técnica única en animales muertos. Al tener éxito, se adentró a las aguas de la experimentación humana, logrando preservar, en un estado sólido, similar a la mineralización, partes de cadáveres.

105518

Ejemplo de la petrificación lograda por su método

Apodado “Il Petrificatore”, Segato dedicó sus últimos años de vida a perfeccionar esta técnica no sin levantar todo tipo de criticas hacia sus estudios. Mientras que un sector de la población, específicamente el sector científico alababa el estudio hecho por el florentino, gran parte de las personas lo consideraban un profano místico, que momificaba cadáveres mediante métodos poco ortodoxos de “magia egipcia”.

girolamo5

 Bebé petrificado con su técnica secreta

Esto llevó a Segato a entrar en una paranoia que se vio respaldada por el robo de algunos papeles correspondientes a su estudio, arrasntrándolo, en un acto inexplicable, a quemar todas las notas que detallaban el proceso de mineralización utilizada.

De esta forma y tras su muerte en 1836, nadie ha podido desvelar los secretos de su técnica tan inusual. En su tumba, situada actualmente en la Basílica de Santa Cruz en Florencia, se puede leer su irónico epitafio:

 

4012301228_406e4958d0_b

“Aquí yace Girolamo Segato – quién estaría intacto, petrificado, si el secreto de su arte no hubiese muerto con él”

Estudios recientes sobre la materia han logrado acercarse al resultado de Segato, sin embargo no logran tener la misma calidad del científico italiano. Algunos especulan que Segato conoció en su estadía en Egipto una técnica hermética que luego fusionó con sus conocimientos científicos. De esta forma desarrolló un híbrido único, irreproducible, que ha logrado mantener en un estado similar a mármol partes del cuerpo humano con una calidad nunca antes vista.

11_jpg

Otro de los bebés petrificados

Hoy se pueden visitar las muestras de su trabajo en el Museo Anatómico de la Universidad de Florencia, donde están disponibles al público en macabra disposición.

Para ver la galería de fotos completa clic aquí

Autor: Nikos Gemidopoulos


Fuentes:

Orlandini, Giovanni E. (2007). Italian Journal of Anatomy and Embryology

RT Noticias

Universitá  degli Studi di Firenze (I preparati di Girolamo Segato)

 


'Los cuerpos petrificados de Girolamo Segato' have 1 comment

  1. 27 marzo, 2014 @ 5:30 PM Alejo

    Muy interesante, no sabía de esta técnica. Buen artículo

    Reply


Comparte tu opinión con nosotros