Animales para sorprenderse (Parte I)

Cuando pensamos en la fauna que habita el mundo, nuestra mente se ve limitada a las mismas imágenes que desde pequeños fuimos procesando mediante libros educativos y documentales de  TV. No se nos ocurre que en pleno 2014 haya animales capaces de sorprendernos con sus curiosas fisionomías y extrañas características. Sorpréndete con la primera parte de nuestra galería:

 Diablo Espinoso (Moloch Horridus)

diablo espinoso simbiosisactiva.org

Foto: simbiosisactiva.org

No agraciado por su nombre, este  pequeño lagarto de apariencia amenazante es único en su género. Habita en la mayor parte del desierto occidental australiano y cuenta con la capacidad de beber agua a través de su piel, ya sea desde un charco, por las lluvias o inclusive desde la humedad del ambiente.

diablo espinoso  .bp.blogspot.com

Foto: bp.blogspot.com

El Diablo Espinoso debe colocar cualquiera de sus patas en una fuente de agua, y podrá trasladarla hasta su boca mediante su capilaridad. De tan sólo 20 cm de largo, su dieta se basa principalmente en hormigas y otros insectos. Sus pinchos le fueron otorgados para utilizar su técnica de camuflaje predilecta ante el peligro: colocar la cabeza entre las patas y “mostrar” una falsa cabeza llena de cuernos.

Foto: es.fotopedia.com

Su expectativa de vida ronda los 20 años y suelen convivir con las personas por su tranquilo temperamento. Un claro ejemplo de que las apariencias engañan en el mundo natural.

Okapi (Okapia Johnstoni)

Okapi okapiconservation.org

Foto: okapiconservation.org

Lo primero que se viene a la mente al ver un Okapi es que se trata de un animal prehistórico, específicamente del Mioceno, dando la impresión de ser mitad cebra, mitad jirafa. Y es  que el Okapi es el pariente vivo más cercano a ellas, siendo oriundos y exclusivos de las selvas Aruwimi del Congo.

Una de las características destacadas de estos mamíferos radica en que las crías más pequeñas no son capaces de distinguir a su progenitora, por lo que es común que otra manada adopte a la cría extraviada formando parte de esa nueva familia.

okapi www.baynews9.com

 Foto: baynews9.com

Con una expectativa de vida que ronda los 30 años, los Okapis tienen en su juventud desarrollado ampliamente su repertorio vocal, pero van perdiendo esta habilidad hasta quedar prácticamente mudos, a excepción de algunos sonidos que los machos emiten durante temporada de apareamiento.

Su dieta incluye cientos de hierbas y plantas, algunas venenosas para el ser humano.

Se desconoce la población exacta del Okapi en el Congo (único país donde reside el animal) ya que sus áreas de hábitat son difíciles de acceder; de todas formas las manadas son protegidas por ser una especie vulnerable, pero no en peligro grave de extinción. Esto no quita que  la caza y destrucción de sus zonas afecte considerablemente a su población, la cual se estima que ronda entre 10.000 y 20.000.

Okapi www.sdzsafaripark.org

 Foto: sdzsafaripark.org

¿Por qué no es un animal tan conocido? El occidente ignoró la existencia del Okapi hasta fines de 1980, cuando el explorador Belga Henry Morton Stanley, recorriendo las riberas del Rio Congo escribió en su diario que había notado que los nativos no se sorprendían de los caballos que pertenecían a su expedición. Luego de interrogarlos, los Wambutti explicaron que en la selva habita un animal similar de menor tamaño que fue denominado en su lengua como “O´api”.

Veinte años después, los relatos de Stanley llevan al explorador inglés Harry Johnston a realizar una expedición exhaustiva para encontrar al misterioso O´api.  Al principio y por las descripciones de los Wambutti, Johnston pensaba encontrarse con una nueva especie de cebra, ya que en esa región y hasta el día de hoy, no existen datos de cebras autóctonas.

Los años pasaron sin encontrar a estos enigmáticos animales, hubo contacto con pieles, rastros de huellas y demás pistas que fueron diluyendo la creencia que se tratara de un equino. No fue hasta que Johnston se hizo con dos cráneos de O´api, enviados por el comandante de un fuerte en Mbeni, que lograron descifrar que estos mamíferos estaban emparentados con las jirafas. Desde ese momento, recibe el nombre de Okapia Johnstoni.

Los museos y zoológicos europeos y norteamericanos se abalanzaron en una búsqueda para capturar ejemplares vivos, pero afortunadamente fracasaron en su misión. Hoy la mayoría de los Okapis se encuentran en reservas naturales del Congo.

Pez Loro Azul (Scarus Coeruleus)

the blue parrotfish (www.bubblews.com)

Lo que podría ser un photobomber acuático debido a su apariencia, se trata realmente de una especie única cuya boca asemeja una sonrisa dentada.

Se le ha denominado “loro” por su especie de pico y dientes que le ayudan a excavar la superficie del lecho marino, buscando alimento entre las rocas y corales, principalmente algas y pequeños animales que viven en la arena.

Una de las curiosidades más grandes de este ejemplar, es que algunos especímenes segregan de su boca una mucosa antes de dormir, que recubre todo su cuerpo, ocultando su olor para evitar ser cazados por depredadores cuando se encuentran letárgicos.  Gracias a su dentadura, se dedican a triturar rocas y corales, expulsándolas prácticamente en el instante, creando arena nueva para las zonas donde habitan, estimando que cada Pez Loro Azul produce 90 kilos de arena anualmente.

the blue parrotfish reefguide.org

Foto por reefguide.org

En la Lista de Especies en Peligro de Extinción se etiquetan como “Precaución menor” ya que son vulnerables al ser destruida la barrera de coral, hábitat principal del pez azulado.  Se le puede encontrar en el Atlántico Occidental como lo son Maryland, Bermuda y desde Bahamas hasta Río de Janeiro y las Indias Occidentales.

the blue parrotfish www.anexartiti.gr

Foto por anexartiti.gr

Este es otro caso del perfecto balance entre la naturaleza y el equilibrio del ecosistema, siendo parte fundamental para la preservación de corales y playas naturales.

Esfinge Colibrí (Hummingbird Hawk-Moth)

the hummingbird hawk-moth (fineartamerica.com)

Lo que a primera vista parece un colibrí, es realmente una polilla… De carácter migratorio, habita en el sur europeo, alcanzando el norte de África y parte de India.

Su  fisionomía y vuelo asemejan a un colibrí por eso muchas veces es confundido con uno. Se alimenta por su trompa, la cual se extiende prácticamente de la misma longitud de su cuerpo. Su actividad es diurna, algo muy raro en su especie, haciéndolo más peculiar de lo que ya es.

the hummingbird hawk-moth (wikipedia)

 Foto por Wikipedia

Si te gustaron estos animales próximamente publicaremos una segunda parte con cuatro nuevas especies.

 Autor Nikos Gemidopoulos


 


'Animales para sorprenderse (Parte I)' have no comments

Be the first to comment this post!

Comparte tu opinión con nosotros