Socotra: La galápagos de África

Sacada de un relato lovecraftiano, Socotra permanece aislada con su flora exótica y exclusiva, teniendo más de 700 especies endémicas únicas en el mundo. Te invitamos a conocerla.

Patrimonio Natural de la Humanidad

 

A 350 kilómetros de las costas de Yemen, Socotra es un archipiélago compuesto por cuatro islas en el océano índico. A pesar de su cercanía con Somalia, las islas forman parte de la República Popular de Yemen del Sur, siendo administradas previamente por distintos Sultanatos como lo fue el de Mahra y Qishn.

Socotra, la isla mayor, Abd Al Kuri, Samha y Darsa (conocidas como “Los hermanos”) fueron registradas por la Unesco en el 2008 como “Patrimonio Natural de la Humanidad”, debido a las 700 especies únicas que no pueden encontrarse en ninguna parte del planeta, haciendo de este lugar un verdadero paraíso para los investigadores naturales y especialistas en fauna y flora.

2

 Los paisajes montañosos se encuentran decorados por extrañas formaciones vegetales (Foto por Photo SF)

Seguramente te preguntes ¿por qué existen sólo en Socotra?  El clima especial del archipiélago ha moldeado la tierra y la vegetación de formas sorprendentes. Grandes periodos monzónicos y tropicales cierran el aeropuerto de la isla de junio a septiembre, aislando a los habitantes y visitantes durante ese tiempo.

Dentro de la geografía se pueden diferenciar tres tipos de terrenos: mesetas de piedra caliza con cuevas kársticas, montañas y planicies costeras.

Uno de los mayores problemas que afronta Socotra y su patrimonio natural es que toda su flora es altamente débil ante factores externos como climas poco usuales o animales exógenos.

3

 Cientos de especies únicas se encuentran en Soco (Foto por Vistaalmar)

El tipo de planta más popular de la isla es denominada Dracaena cinnabari y se asemeja a un árbol invertido, con la copa mirando hacia el cielo. Su saliva rojiza fue en la antigüedad buscada para ungüentos y tintes.  Las extrañas formas que han tomado las plantas y árboles en la isla han despertado la imaginación y el asombro alrededor del mundo, siendo un punto turístico ideal para los amantes de la naturaleza.

2.2

 El típico árbol que decora el patrimonio natural (Foto por Photo SF)

Las formaciones vegetales más extrañas pueden encontrarse en los acantilados y al pie de las montañas, brindando paisajes oníricos que no pueden dejar de ser vistos. En cuanto a la fauna habitual, los murciélagos forman parte de la vida habitual en la isla, y el archipiélago cuenta con 21 clases de arañas endémicas  que han sido relocalizadas por biólogos en distintas partes del mundo para su estudio.

Demografía

 

EL último censo realizado en el 2004 daba una población aproximada de 50.000 habitantes distribuidos por las cuatro islas principales. La mayoría aún carece de agua y electricidad, y los caminos siguen en proceso de pavimentación. Este proyecto de urbanización comenzó a finales de los 90 bajo la tutela de Naciones Unidas para desarrollar la infraestructura de la isla.

Los oriundos de Socotra hablan el socotrí, un idioma relacionado a otros dialectos regionales como el Jibali, Dhofari o Mahri. Gran parte de la población posee raíces árabes, y se dice que están estrechamente ligados a los grupos Mahra y Qara del sur de Arabia. También existe una minoría India y somalí y otro porcentaje de africanos, descendientes de esclavos en fuga que se asentaron en las islas tiempo atrás.

7

 Habitantes pescando en el arrecife ( Foto por Jonah Kessel)

De carácter pastoril, las cabras son la materia prima principal de sus habitantes, pero la pesca y los cultivos también forman parte de la economía básica del lugar. Su exportación más valiosa son dátiles, tabaco, pescado y ghee (una especie de manteca típicamente de la India).

Socotra y el Cristianismo

 

Ya en el siglo I el archipiélago era conocido por distintos navegantes de la época. Denominada en su momento como Dioskouridou en honor al navegante Dioscúrides. Buscando el origen del nombre Socotra, se ha remarcado que no viene del griego como se pensaba en un principio, sino del sánscrito, traduciéndose como “la que provee felicidad” .

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 Un paisaje casi jurásico llena de misterio la isla (Foto por TheSuiteWorld)

En algunos tratados antiguos se habla de la presencia de Alejandro Magno en la isla, conquistada por su ejército para poder adquirir aloes y sustancias ideales en el campo de batalla para curar heridas y sanar enfermedades durante las largas campañas del conquistador helénico.  Este hecho aún sigue sin ser demostrado, ya que los estudiosos afirman que las descripciones pueden referirse a otras islas.

Una de las leyendas típica de la isla es su conversión al cristianismo en el año 52 por el apóstol Tomás. El primer indicio de esta evangelización surge en el siglo X cuando el geógrafo árabe Abu Zaid Hassan comenta en sus crónicas que la mayoría de los habitantes de la isla practicaban el cristianismo nestoriano.

Más adelante, el explorador portugués Tristán de Acuña, desembarcando en la isla en el siglo XVI el cristianismo había perdido fuerza hasta el punto de desaparecer, pero encuentra algunas cruces de piedra que asocian con un periodo de creencia siglos atrás.

La visita del jesuita San Francisco Javier a Socotra trae nueva luz sobre la presencia del cristianismo, ya que se encuentra con un grupo de individuos que clama ser descendientes de los convertidos por el Santo Tomás. Hoy en día mantienen las tradiciones religiosas árabes, sin presencia cristiana.

Un paisaje cargado de fantasía que se suma a la lista de lugares exóticos poco conocidos pero llenos de elementos para sorprenderse.

Autor Nikos Gemidopoulos


'Socotra: La galápagos de África' have no comments

Be the first to comment this post!

Comparte tu opinión con nosotros