Rituales funerarios del mundo Parte II

Las tradiciones y formas de percibir el mundo varían de cultura en cultura. Una de estas representaciones es la muerte y cómo lidiar con ella. Hoy conoceremos dos métodos funerarios que escapan del cotidiano de las ceremonias judeocristianas para adentrarnos en un terreno más real y palpable.

ALGUNAS DE LAS FOTOS PUEDEN HERIR SENSIBILIDADES; el propósito del informe es ilustrar las distintas tradiciones mortuorias de los pueblos, no alimentar el morbo.

 

Amputación ritual Dani

 

En el pueblo de los Dani, oriundos de Papúa Occidental, existe una tradición funeraria para perpetuar la memoria del difunto en un ritual casi sacrificial. Al morir un hombre de la tribu, el sacerdote de los Dani hace una visita a su mujer, hijos e ancianos para amputar alguno de sus dedos.

Mediante una técnica milenaria, las falanges son cercenadas para luego ser atadas en un collar hecho con cabello del difunto que se coloca alrededor del cuello previo a su enterramiento. El ritual es realizado, como mencionábamos anteriormente por el sacerdote, quien elige cuantos dedos son cortados dependiendo de la reacción de la persona; si esta mantiene valentía y silencio durante el corte solamente se saca un dedo; si la persona niega, grita o llora, la amputación puede ser múltiple.

1

 Anciano muestra sus dedos cortados (Foto: Cabinet of Curiosities)

Para llevar a cabo el corte no se utiliza un arma blanca, sino que se atan los dedos elegidos con una cuerda hecha de cáñamo que se aprieta hasta que la presión ejercida corta piel y hueso; sin anestesia ni calmantes naturales.

La tradición dicta que al ostentar este sacrificio hacia un pariente fallecido, el espíritu del muerto no volverá a visitar a su familia, ya que estaría en paz por ser recordado con tanto fervor.

Actualmente este rito ha sido prohibido por las autoridades de Nueva Guinea, pero aún en la actualidad se puede ver algunos integrantes de los Dani sin dedos, víctimas de esa fuerte costumbre.

 

El Entierro Celestial Budista

 

Para entender uno de los rituales funerarios más crudos debemos colocarnos dentro de la filosofía budista. La preservación de los budistas muertos nunca ha sido tradición, ya que consideran el cuerpo del difunto como una cáscara vacía, un soporte que ya no tiene lo más valioso que contenía. Por si fuera poco, pretenden continuar el ciclo natural de la vida, otorgándole esos restos materiales a otros seres que los necesitan para sobrevivir.

Es por eso que al morir uno de los suyos, un monje especializado en la tarea se encarga de cortar en pequeños trozos el cuerpo del fallecido, aunque muchas veces se suele abrir en determinadas partes con un hacha ceremonial y dejarlo en las montañas, donde es consumido lentamente por los gigantescos buitres.

3

 Buitres se dan un festín con el cuerpo de un budista fallecido (Foto por Photo by Alex Lee/epa/Corbis)

A primera vista nos da la sensación de un ritual macabro, pero muchos peregrinos suelen visitar esos lugares sagrados para visualizar una forma distinta de entregar los muertos a la naturaleza, haciendo ella su trabajo.

En la actualidad se pueden ver los páramos de los valles con cadáveres dispuestos en lugares estratégicos y los buitres dándose un festín con él. En buscadores de imágenes se pueden encontrar fotografías muchos más explicitas que las publicadas, recomendamos su visualización para entender el proceso del ritual.

En la próxima nota hablaremos sobre el ritual actual más curioso y macabro para los ojos occidentales….

 

Autor Nikos Gemidopoulos


Fuentes:

Foto caratula

 


'Rituales funerarios del mundo Parte II' have no comments

Be the first to comment this post!

Comparte tu opinión con nosotros