Los mayores descubrimientos arqueológicos del 2014 Parte II

Seguimos enumerando los mayores descubrimientos del pasado año.

Un tesoro romano del siglo IV

01

En muchas ocasiones no son grandes cientificos o investigadores quienes dan con un hallazgo nuevo para la historia. Este caso en concreto pone a Laurence Egerton como descubridor principal, un constructor semi-retirado de 51 años oriundo de East Devon (suroeste de Inglaterra).

En una de sus habituales recorridas costeras junto a su detector de metal descubrió un par de monedas antiguas. Nada sorprendente allí, sin embargo, realizando sondeos por la zona dió con una fortuna mucho mayor: un botín de 22 mil monedas, todas procedentes de la antigua roma.

Según Vincent Drost, experto en monedas del British Museum, esta cantidad de dinero podría corresponder a los ahorros personales de algún individuo de la época, la transacción mercantil de algún comerciante o un salario militar.

Sin embargo, la cantidad no tiene importancia, ya que la mayoría de las monedas están fabricadas con una aleación de cobre llamada “nummi” lo que convierte toda la colección al equivalente de un puñado de oro “solidi”.

A pesar de eso, el tesoro cuenta con un valor mucho mayor para los investigadores de la época A.c. Los arqueólogos estiman que el tesoro de Seaton Down fue enterrado alrededor del 340, durante el reinado de los co-emperadores Constans y Constantino II.

Según reveló Drost: “Un estudio detallado de las monedas proporcionará información importante sobre las características de las monedas de Constantino y el uso de la moneda y la oferta en Britannia a mediados del siglo IV.”

Decodificando la genética del neandertal

06

En el 2010 se publicó el primer borrador de la secuencia del genoma del neandertal en un estudio denominado “Neardenthal Genome Decoded” que pueden acceder aquí. En ese momento se pensó que el descubrimiento de esta codificación revelaría todo lo relacionado entre los humanos actuales y nuestros antiguos primos.

Sin embargo resultó ser que el material de ese crudo código genético cuenta solo media historia. Lo importante es la epigenética, características del genoma que determinan qué genes están activos y cuales inactivos, factores que a su vez puede tener un efecto dramático en los rasgos de una especie.

El secreto de las diferencias entre los humanos modernos y los neandertales parece estar en qué genes estan activos y cuales inactivos, marcando una gran diferencia en nuestra codificación.

En el 2014, investigadores del “Hebrew University in Jerusalem y el Max Planck Institute for Evolutionary Anthropology” encontraron una forma ingeniosa de investigar la epigenética del neandertal. Esto ha determinado cómo los cuerpos y cerebros de los humanos actuales han evolucionado desde que se dividieron del Neandertal hace cien mil años atrás.

El método que se usa regularmente para analizar genes activos e inactivos es ampliamente destructivo hacia el material original, por lo que los investigadores encontraron signos reveladores epigenéticos en el genoma neandertal basados en la idea de que ciertas porciones de ADN antiguo tienden a ser mal interpretadas por los secuenciadores de ADN.

Los resultados son sorprendentes. Las lecturas de los epigenéticos del neandertal determinaron que dos genes correspondientes a la determinación del cuerpo permanecian altamente inactivos, lo que explicaria porque esta raza tenía manos grandes y gruesas, con articulaciones de la rodilla y el codo más anchas, y las extremidades más cortas.

Muchos genes asociados a enfermedades, específicamente con desórdenes psiquiátricos y neurológicos como Alzheimer, autismo y esquizofrenia aparecieron activas en los humanos pero no en los neandertales.

Según los expertos, la activación de estos genes pudo haber producido una captura-22 evolutiva, que nos dio un salto en el proceso, pero que añadió el riesgo de dichas enfermedades.

Basílica bizantina bajo el mar

03

En febrero de 2014 se descubrió a apenas 160 km de Istanbul una iglesia bizantina hundida en el lago Iznikr. La basílica data del año 500 d.C y según Mustafa Sahin del “Departamento de Arqueología de la Universidad de Bursa Uludag” los primeros vestigios de la iglesia aparecieron a 20 metros de la playa, y a partir de ese momento comenzaron las excavaciones en el sitio.

Mientras se realizan las pericias, el sitio es candidato a convertirse en un museo arqueológico subacuático.

La fortaleza del vikingo Bluetooth

05

El vikingo Harald “Bluetooth” Gormsson, quien se convirtió en el primer rey de Dinamarca habitó diversos territorios; sin embargo, su fortaleza fue motivo misterio ya que nunca pudo ser encontrada.

Pero en el 2014 se encontró en un campo al suroeste de Copenhague los restos de lo que fue su fortaleza. Este descubrimiento es importantísimo para el país, ya que desde hace 60 años no se encontraba un vestigio histórico de semejante calibre.

Gracias a métodos de teledetección los investigadores determinaron una estructura de 475 metros de ancho, con pozos y edificios alrededor de la misma. Al excavar en dos de las puertas de la fortaleza, hallaron maderas quemadas y otros indicios que atestiguan que fue atacada en algún momento del siglo X.

Según la arqueología Nanna Holm este descubrimiento se trata de algo maravilloso, ya que la estructura representa “donde nos convertimos en lo que somos hoy”.

En este 2015 nos esperan nuevas sorpresas en diversas áreas, y tendremos las últimas novedades para saciar la sed de conocimiento.

Autor Nikos Gemidopoulos


Fuentes:

Archaeology Maganize


'Los mayores descubrimientos arqueológicos del 2014 Parte II' have no comments

Be the first to comment this post!

Comparte tu opinión con nosotros