Scrotum Humanum: el primer fósil de dinosaurio

Hoy en día la palabra dinosaurio evoca algunas películas e imágenes de nuestra infancia. El concepto de que millones de años atrás reptiles gigantes caminaron por nuestro mismo suelo es historia del pasado, ¿pero a qué se enfrentaron los primeros hombres que se toparon con los fósiles de estas criaturas?

Oficialmente el primer registro de un fósil se hace en 1677, y se trataba de un fémur que en el momento fue interpretado como parte de un elefante o de un humano gigante. Recién en 1763, Richard Brookes, un naturalista inglés denominó esa pieza como “Scrotum Humanum” debido a la curiosa semejanza que tenía con parte del genital masculino.

El divertido nombre fue descartado por la Comisión Internacional de Nomenclatura Zoológica, y optó por el nombre “Megalosaurus” que se traduce como “lagarto grande”.Hoy en día esta nomenclatura la reciben los reptiles que vivieron en el periodo jurásico en América, Asia y Europa. Este fémur fue la base de la paleontología, y si bien en sus comienzos cometieron grandes errores a la hora de clasificar los distintos tipos de dinosaurios existentes, a lo largo de los años sus conocimientos y técnicas aplicadas en el campo fueron perfeccionándose.

Todo esto hace preguntarnos ¿nuestros ancestros nunca se toparon con un fósil de dinosaurio en la antigüedad? La respuesta es sí. Hay registros de diversas culturas que en algún momento de sus existencia dieron con esas reliquias del pasado sin entender qué representan. Se teoriza que estos huesos gigantes dieron lugar a leyendas y mitologías donde seres de tamaños desproporcionados habitaban la tierra, y así nacieron muchas de las tradiciones europeas y orientales como la existencia de los dragones.

2

Todas las interpretaciones mitológicas de los dinosaurios se ven eliminadas en la Inglaterra victoriana, donde en 1842 Richard Owen utiliza el término griego “dinosaurio” para categorizar una gran variedad de gigantescos reptiles que habitaron la tierra en un pasado incalculable.

Llevó muchos años olvidar las viejas tradiciones y mitos, como mencionamos en el comienzo de la nota, el “Scrotum Humanum”  llegó a confundirse como el hueso de un gigante, por lo que esas leyendas aún eran del colectivo popular. En un principio, los científicos y eruditos victorianos consideraron que estas bestias del pasado se extinguieron por ser animales con poca inteligencia. Hoy sabemos que los dinosaurios llegaron a comunicarse entre sí, trazando estrategias de caza para alimentar a la manada.

Como dato curioso que nos pone en paralelo a esa antigua gente que no entendía de dónde provenían esos huesos gigantes; hasta el 2015 hemos desenterrado tan sólo el 30% de las especies extintas, lo que nos brinda un enorme abanico de posibilidades frente a una especie que desapareció, quizás muy pronto de la faz de la tierra.

Autor: Nikos Gemidopoulos


Fuentes:

Wikipedia (Paleontología)

Red Historia


'Scrotum Humanum: el primer fósil de dinosaurio' have no comments

Be the first to comment this post!

Comparte tu opinión con nosotros