Hashima: la isla del silencio

En la Prefectura de Nagasaki,  20 kilómetros de su puerto podemos encontrar una pequeña isla abandonada llamada Hashima, aunque también es conocida como Gunkajima, cuya traducción sería “Isla del Acorazado”. Te invitamos a descubrir por qué fue abandonada y qué sucede allí hoy en día.

Hasta 1974, Hashima fue una importante mina de carbón para el distrito, con una población de 83.500 residentes situados en un área habitable de 480 metros por 150, teniendo el récord de densidad de población más alta registrada en la historia.

Hoy en día es un recuerdo melancólico y gris de una gloria pasada, con una arquitectura robusta que se asemeja a una fortaleza. Su diseño fue planeado específicamente para evitar los daños provocados por posibles tifones que azotan la costas, pero en su afán de proteger a sus pobladores la imagen general de la isla nos recuerda a un antiguo castillo.

03

Foto de la isla en su época de gloria. (Fuente: Gunkanjima Concierge)

Su historia se remonta hasta el 1810, cuando el señor feudal de Saga encontró una mina de carbón en la isla. La explotación de la misma comenzó a finales del siglo XX, pero fue adquirida poco después por la Corporación Mitsubishi. Con el crecimiento de la producción, la isla fue creciendo en personal, hasta el punto que debió construirse un área residencial para los trabajadores de las minas y sus familias.

Aproximadamente la mitad de la población de Hashima trabajaba en la mina de carbón, mientras que la otra mitad se encargaba de administrar la pequeña urbe, con puestos laborales distribuidos en restaurantes, hospitales, tiendas, escuelas y baños públicos.

foto 04

Festival escolar realizado en el instituto de enseñanza de Hashima

Como todos los recursos naturales limitados, la mina de Hashima llegó a su final en abril de 1947, motivo que provocó que los residentes tuvieran que ser relocalizados en Nagasaki y abandonar su vida en la Isla del Acorazado por motivos puramente económicos. Con los años y la nula mantención por parte de las organizaciones estatales, Nagashi fue deteriorándose, dándole un aspecto de ciudad azotada por la guerra.

Hasta el 2009 la isla estuvo cerrada al público, por peligro de derrumbe, sin embargo a partir de ese año se abrió a los turistas que deseen dar un paseo por las calles abandonadas de la ciudad abandonada. El tour guiado demora unos 45 minutos, y no incluye visita a toda la infraestructura del lugar debido al peligro de derrumbe que sigue vigente en determinadas edificaciones.

foto 02

La vegetación ha tomado las calles abandonadas de la isla

Compartimos un corto video realizado por Google Maps con motivo de mapear digitalmente la isla: VER VIDEO DE ISLA NAGASHI 

Hashima bañada por la luz del amanecer en su silencio eterno (Foto por CNN)

Hoy en día es parte de los circuitos turísticos de la región, sin embargo no deja de sorprender sus calles vacías, edificios silenciosos y muros de contención derruidos por la fuerza de las olas. Entre sus calles fantasmas se puede leer grafiteado un mensaje ominoso y pesimista, posiblemente hecho por algún ex habitante de la isla:

“¿Cuántas décadas pueden haber pasado desde que Hashima fue abandonada a la putrefacción, al deterioro, a la ruina y a la desintegración? La vida no volverá a esta isla”

 


Autor: Nikos Gemidopoulos

 

 


'Hashima: la isla del silencio' have no comments

Be the first to comment this post!

Comparte tu opinión con nosotros