Los leones de Tsavo: El Fantasma y la Oscuridad

A finales del siglo XIX, el Imperio Británico tuvo la mefistofélica tarea de construir una vía de tren que uniera Mombasa con el Lago Victoria, cruzando el desierto de Tsavo en Kenia. Desafortunadamente  se encontraron con dos animales que lograron mermar a los trabajadores, llegando a la increíble cifra de 135 muertes; estos depredadores fueron conocidos como los “Devoradores de hombres”.

El proyecto conocido como “El Tren Lunático”, debido a la dificultad que representaba su construcción fue encomendado al ingeniero John Henry Patterson. cuando en 1889 la construcción ferroviaria llegaba a la zona de Tsavo, debiendo cruzar un peligroso río. En un plazo corto de tiempo, Patterson debía construir el puente que uniera ambas orillas y permitiera al tren cruzar con todo su peso.

El contrato parecía ser bastante sencillo, pero el ingeniero británico no tardó en encontrarse con diversos problemas que afectaban el ritmo de trabajo: La pesada humedad, el calor excesivo y la mano de obra (principalmente locales) eran factores negativos a la hora de finalizar la obra.

Sin embargo todo se vino a pique con los primeros ataques. En su comienzo se desconocía porqué algunos trabajadores aparecían mutilados o muertos cerca de sus carpas, pero luego los devoradores hicieron presencia. Se trataba de dos leones que diariamente cercaban a sus víctimas atacándolas ferozmente. Muchos de los infortunados eran llevados hasta su guarida para ser devoradas por los animales.

Tsavo Man Eaters

Los leones de la región de Tsavo carecen de espesas melenas (Foto: Wikipedia, Altaileopard)

Los leones tenían ciertas características particulares que hicieron que los lugareños les adjudicaran una presencia sobrenatural.  Primero que nada su colosal tamaño, uno de los felinos llegaba a medir 3 metros de longitud, siendo un espécimen de gran porte. Ambos carecían de melena, algo que hoy en día no sorprende ya que los leones de la región de Tsavo tienen esa característica física.

A pesar de los intentos de mitigar los ataques, el terror seguía reinando en la obra. Se colocaron barreras de fuego, cercas con estacas de madera y puestos de guardia, pero los hombres caían bajo las garras de estos felinos.

Ya con el plazo de construcción acercándose y con la mayoría de los puestos de trabajo abandonados por el miedo que propagaban los leones, Patterson decidió ponerse en campaña para dar muerte a los atacantes. Luego de varios intentos fallidos, el ingeniero, como lo describe en su diario personal,  se comenzó a cuestionar sobre la naturaleza demoniaca de los leones. Sin embargo, replanteando su estrategia para atacarlos individualmente, fue dando con su objetivo.

El primer león en caer bajo las balas británicas fue abatido el 9 de diciembre de 1898, nueve meses después del inicio de las obras. En ese entonces, los felinos habían matado a 135-140 personas según el informe de Patterson. Tres meses más tarde el británico logró dar con el segundo animal, el cual incluía las mismas características que el primero. Ambos especímenes, eran machos.

03

El primer de los leones muerto por Patterson, 1898 (Foto: Smithsonian)

En los años posteriores al incidente investigadores y naturalistas investigaron lo sucedido debido al extraño comportamiento de los animales, que raramente atacan asentamientos humanos con tanta frecuencia e insistencia. Por un lado se estima que ambos leones estaban relacionados familiarmente, esto explicaría su inquebrantable unión pocas veces vista en la especie, sobre todo cuando se trata de dos machos. Otro de los factores que llamó la atención fue el modus operandi de los ataques. Generalmente las víctimas eran llevadas hasta una cueva cercana donde eran devorados o almacenados para su futura ingesta. Esto nunca se ha registrado en la historia, inclusive hasta el día de hoy.

La explicación más aceptada por el medio universitario nos indica que los repentinos ataques de los leones se debió a una plaga que menguó el número de herbívoros en la zona, dejando a los cazadores sin presas para poder subsistir. También se ha teorizado que al existir una ruta de esclavos provenientes de Zanzibar que pasaba por el río y que frecuentemente muchos eran dejados allí a su muerte, los leones adquirieron gusto por la carne humana, haciendo de los trabajadores del tren fueran un objetivo fácil de adquirir.

04

El segundo león en caer,1899 (Foto: Carbontocarnivore)

En el año 2003, se llevó a cabo una investigación por parte del Field Museum para determinar la cantidad exacta de víctimas para alejarse un poco del folclore y leyenda. Se estima que en total, contando los registros y crónicas de la época, murieron unas 28 personas bajo las garras de los cazadores. Otro de los datos revelados es que, según explica Julian Kerbis Peterhans:

“Los leones son una especie social, capaces de transmitir tradiciones de comportamiento una generación tras otra. El hecho de que puedan nacer y criarse cazando y comiendo humanos significa que si surge un brote de leones devoradores de hombres no parará hasta que los leones responsables o su descendencia sean eliminados”

05

Cráneos de los leones, como son mostrados en el Field Museum (Wikipedia, Belugaboy) 

Hoy pueden verse los cráneos de los depredadores en el Field Museum de Chicago, junto a dos representaciones en tamaño real de los mismos. Para los que quieran indagar más en el tema, pueden ver la película “The Ghost and the Darkness” de 1996.


Autor: Nikos Gemidopoulos

Fuentes:

Wikipedia (EN, ES)

“The Lions of Tsavo: Exploring the Legacy of Africa’s Notorious Man-Eaters Patterson”, Bruce D. (2004)

“Field Museum uncovers evidence behind man-eating; revises legend of its infamous man-eating lions” The FIeld Museum. January 14, 2003.


'Los leones de Tsavo: El Fantasma y la Oscuridad' have no comments

Be the first to comment this post!

Comparte tu opinión con nosotros