El caso Taman Shud

Hace 68 años un cuerpo sin vida era encontrado en la playa de Somerton en Adelaida, Australia. Hoy en día el misterioso caso sigue sin resolverse, aún sin poder revelar la identidad de la víctima y el responsable de darle muerte. Este caso es conocido como “El Misterio del Hombre de Somerton” o “El Caso Taman Shud”.

El 1 de diciembre de 1948, en plena Guerra Fría, un cuerpo sin vida era encontrado por transeúntes debajo de un poste en la playa Somerton. Cuando los investigadores llegaron a la escena del crimen se encontraron con un rompecabezas difícil de descifrar. Todas las etiquetas de la ropa que vestía la víctima habían sido arrancadas, aunque se pudo comprobar que la chaqueta había sido fabricada en Estados Unidos. Una de las pertenencias de la víctima era un maletín con ropa que también había sido desprovista de etiquetas.  Las huellas digitales no tuvieron concordancia con ningún ciudadano australiano ni de procedencia internacional, generando un misterio aún mayor.

03

Foto de la víctima, aún sin identificar.

Se llevó a cabo una autopsia para determinar la causa de muerte y los resultados sugerían que la víctima había muerto por envenenamiento, debido a una congestión en el cerebro y estómago. Lamentablemente no se encontró ningún residuo de sustancia tóxica capaz de sostener el dictado oficial del forense. Otros detalles de la revisión post morten revelaron que el vaso tenía un tamaño 3 veces mayor al órgano en su estado natural y que en su estómago había sangre mezclada con comida.

 

Según los especialistas que trataron con el cadáver, el cuerpo del hombre revelaba unos 45 años de edad, 1,80 metros de altura y ojos castaños. Algunos de los testigos que vio el hombre tirado bajo el poste dijeron que lo habían visto levantar uno de sus brazos y lo estiró, para luego no moverse más. Si bien la fotografía del cuerpo recorrió el mundo en los medios tradicionales, ningún familiar o amigo reclamó conocimiento de la persona. Sin más pistas sobre su identidad y causa de muerte, el misterio prosiguió por meses.

foto01

La cruz marca dónde fue encontrado el cadáver. (Foto: Australian police. File originally uploaded on English Wikipedia in November 30, 2008 by Bletchley)

Para sumar otra pieza al ya imposible rompecabezas, en un bolsillo secreto de su pantalón se encontró un papel con un mensaje inusual. El papel simplemente decía: “Taman Shud”. El significado de estas palabras es “finalizado” o “terminado” en persa. Este mensaje había sido arrancado de un libro, una colección de poemas persas llamado “The Rubaiyat of Omar Khayyam”. Cuando la policía reveló esta información, un hombre declaró que esa hoja había sido arrancada de un libro que estaba guardado en su auto sin seguro estacionado a metros de donde fue encontrada la víctima.

El libro contenía una extraña nota escrita con lápiz en la contraportada. Esta nota se la conoció como “El código Q”, otro misterio que sumaría más rareza al caso. El código comprende cinco líneas escritas en mayúsculas, con la segunda linea tachada.

02

El Código Q escaneado del papel original.

El código, presuntamente encriptado y secreto jamás pudo ser resuelto. El último detalle a mencionar es que en ese mismo libro fue encontrado el número telefónico de una mujer que al ser contactada se sorprendió de ver el cadáver, pero a pesar de la investigación policial hacia su persona, ella declaró no conocer al hombre. Han pasado años y aún nunca se encontró la verdad tras este asesinato. Una de las teorías más aceptadas es que la identidad del hombre era H.C. Reynolds. Sin más pruebas ni pistas, el caso quedó abierto en Australia, y hasta el día de hoy se piensa que pudo haber sido un ajuste de cuentas entre espías en la época dorada del espionaje internacional.

Navegando por la web se pueden encontrar foros especializados donde los más insistentes internautas intentan descifrar el misterioso código y darle punto final a uno de los casos más misteriosos de la crónica negra.

Autor: Nikos Gemidopoulos


Fuentes:

Wikipedia (ES, EN)

Australian Police archive


'El caso Taman Shud' have no comments

Be the first to comment this post!

Comparte tu opinión con nosotros