Transhumanismo: Más allá de la ciencia ficción

El transhumanismo es una filosofía científica poco conocida, que plantea una nueva forma de vida para la especie humana codo a codo con la robótica y la tecnología de punta. Conozcamos sus principios fundamentales.

Eliminando los cánones fundamentales de la futurología tradicional, el transhumanismo parte de la base que todos los cambios realizados por la raza humana han definido qué somos a lo largo de la historia. Dentro de estos cambios pueden destacarse la invención del habla y los lenguajes, el motor, la electricidad, la imprenta y diversas creaciones que han permitido a la especie avanzar a pasos agigantados a través del tiempo.

Los millones de adeptos a esta nueva forma de pensar afirman que la condición humana no se altera en su esencia y pronostican un futuro lleno de posibilidades infinitas tanto en cambios tecnológicos como avances en campos como la medicina y la inteligencia artificial.

 

Más allá del planeta Tierra

Una de las premisas de esta filosofía radica en la futura colonización espacial. Si bien hoy en día es una realidad tangible, los costos de producir semejante hazaña ha enlentecido el proceso. Los adeptos plantean que llegado el momento en que los costos se reduzcan y se logre tener una colonia autosustentable, no será necesario depender de la Tierra para poder desplegarse por el espacio, ya que las sondas y exploradores podrían surgir desde las colonias mismas, teniendo autonomía sin depender de los recursos terrestres. Esta etapa futura de la raza humana se ve con gran esperanza para los seguidores del transhumanismo.

lm_cam-10_mars_colony-sm_187

Más allá de la Inteligencia Artificial

Se entiende por superinteligencia a cualquier tipo de inteligencia artificialmente creada por el hombre que tenga la habilidad del autoaprendizaje; generando una red neuronal que podría superar a cualquier especie viva. Estas nuevas habilidades traerian consigo mayor creatividad y poderío científico, un sentido común más afinado, habilidades sociales refinadas y muchas características positivas para la máquina que las posea. Según autores como Bostrom y Moravec estas tecnologías estarían al alcance en las primeras décadas del próximo siglo.

El uso de fármacos para controlar las emociones

Si bien hoy en día ya existen los antidepresivos y un sin fin de químicos desarrollados para regular las emociones humanas, éstas traen muchos efectos negativos y colaterales que los transhumanistas pretenden desechar con nuevas drogas que actúan sobre un neurotransmisor que mejora la absorción y efectos de la droga requerida. De esta manera, el usuario no sentiría el efecto nocivo de los químicos pero se sentiría animicamente mejorado para seguir con su vida.

En paralelo a estas drogas, se busca también desarrollar químicos que ayuden a modificar la personalidad de las personas, con el apoyo de la terapia genética, así logrando que el individuo supere miedos, modifique patrones como la timidez, el nerviosismo, la ansiedad y diversas patologías arraigadas al ser.

filepicker_nwxcvhmfqksovuayhbod_pills-3734b1

El fin de la vida inteligente

Las tecnologías para usos bélicos ya han creado grandes males en el mundo, desde la nefasta bomba nuclear hasta las armas químicas, sin embargo los transhumanistas prevén que la nanotecnología jugará un rol importante en el futuro de la guerra, amenazando a la vida inteligente del planeta en caso de ser utilizada.

El auge de la nanotecnología

Se entiende por nanotegnología el diseño, construcción y uso de maquinas de escala atómica para determinados usos. Su tamaño ayuda a crear los conocidos “ensambladores”, en los cuales los “robots” posicionan sus átomos individualmente para construir virtualmente cualquier estructura. La nanotecnología se utiliza de forma biológica, ayudando  reconstruir partes de una célula o eliminar amenazas en nuestro cuerpo. Las posibilidades de uso son infinitas, y muchas empresas ya se encuentran trabajando en ellas.

Gracias a estos robots, la expectativa de vida podría aumentar, no sólo con nuevas terapias y tecnologías aplicables, sino que se haría hincapié en los tratamientos originales que mejoren la calidad de vida y el funcionamiento del cuerpo en general.

nano

Despertando a los pacientes en suspensorio criogénica

Hoy en día muchas personas se encuentran criogenizadas en laboratorios privados. Hacerlo es viable, sin embargo despertarlos es el problema. Aún no existe tecnología o método efectivo para que la persona vuelva a la vida luego de pasar años congelados. Se estima que en un futuro cercano se podrá traer de vuelta a aquellos individuos que decidieron suspender su actividad biológica hasta un futuro que podría o no llegar.

Y quizás el punto más importante del transhumanismo sea la posibilidad de que una persona exista más allá de su cuerpo, transfiriendo su conciencia a una máquina. Si bien se lee como algo sacado de una historia de ciencia ficción, muchas mentes científicas han tratado de encontrar una forma de llevar a cabo este hecho. Hoy en día ya se puede realizar un escaneo de la matriz sináptica de una persona viva, y reproducirlo en un ordenador. Esto es un gran paso para el camino que lleva a la transferencia de conciencia. La tecnología que podría ayudar a llevar esto a cabo ya se encuentra en desarrollo, en forma de interfaces neuro-chips, y llevará años perfeccionar la técnica.

Si bien la mayoría de los puntos que los transhumanistas proyectan son más similares a una película de Ridley Scott que a la realidad, tienen a su favor que hace 500 años nadie se imaginaba que existirían los vehículos impulsados a motor. Los saltos tecnológicos han sido fundamentales para el avance de la especie, y es imposible saber hacia donde vamos. Los transhumanistas prácticos intentan cuidar su dieta, su salud física y gustan de depender de ciertas tecnologías futuras para su progreso.

Si están interesados en esta corriente, se recomienda el libro “What is transhumanism” de Nick Bostrom.

Autor: Nikos Gemidopoulos


Fuentes:

Traducción del fragmentos de “What is transhumanism?” de Nick Bostrom realizada por Alain Ayerra