Taured: el país imposible

En 1954 el profesor de la Universidad de Princeton, Hugh Everett III lanzaba una bomba científica para explicar el comportamiento errático a nivel cuántico, argumentando que era posible que existiesen universos paralelos. Su teoría explica que existen distintas realidades, similares a las nuestra pero con pequeños cambios.

Si bien estas teorías fueron atacadas con todo el arsenal de la comunidad científica, en 1997 se volvió a tener curiosidad sobre las dimensiones paralelas con el experimento denominado “suicidio cuántico”. En este contexto sucede el misterioso caso del Hombre de Taured, el país imposible.

En 1954 un avión comercial aterriza en el Aeropuerto Internacional de Tokyo con un pasajero bastante interesante. Si bien sus rasgos eran comunes, caucásico, alto, vestido elegantemente con traje y proveniente de Europa, su pasaporte mostraba algo que no coincidía para las autoridades aduaneras, por lo que tuvieron que arrestarlo para interrogación.

El pasaporte de este pasajero decía que era proveniente de Taured. Las autoridades del aeropuerto no conocían dicho país y pensaron que se trataba de un documento falso o que el individuo estaba gastando una broma. El documento en sí tenía diversos sellos y varias hojas usadas, lo que significaba que había sido usado efectivamente previamente. El pasajero explicó que viajaba por negocios, representando a una firma comercial que lo hacía viajar a diversos países. En su billetera contaba con divisas variadas, sosteniendo su coartada.

03

Aeropuerto de Tokyo en 1954

Las autoridades le explicaron que Taured no era un país, y el hombre les explicó que es un país pequeño, entre España y Francia. Los agentes le concedieron un mapa para que pueda indicarles la ubicación de este país, y el hombre quedó anonadado que en vez de llamarse Taured, su país era nombrado como “Andorra”. El hombre les explicó que nunca había escuchado ese nombre, y que Taured tiene una historia rica que data hace mil años. Sorprendido, entregó su carnet de conducir, también emitido en Taured y una libreta bancaria de cheques de dicho país. Los agentes le informaron que el país, empresa la cual decía trabajar y banco no existían.

Luego de frustrantes horas siendo interrogado, el hombre perdió la paciencia y gritaba que hacía 5 años viajaba frecuentemente a Japón y nunca le había sucedido algo similar. En el pasaporte se pudo constatar las entradas al país, pero las autoridades seguían escépticos. Los inspectores asignados al caso decidieron trasladar al hombre en un hotel y dejarlo bajo custodia hasta determinar qué hacer con él. A la mañana siguiente, los guardias asignados tocaron la puerta para despertarlo pero no hubo respuesta. Al entrar a la habitación se encontraron con el piso vacío, el hombre había desaparecido.

02

Supuesto identikit del hombre de Taured

Si bien no hay muchos datos que constatan la veracidad de esta historia, fue mencionada en el libro “The Directory of Possibilities” (ISBN: 0-552-119946) escrito por Colin Wilson y John Grant en 1982 donde detallan situaciones similares que pueden conectarse con viajeros de otras dimensiones o planos.

Muchas teorías fueron cayendo con el tiempo, como por ejemplo la que decía que se trataba de un embaucador que intentaba entrar a Japón con un pasaporte falso, sin embargo la lógica dicta que crear un país de cero, e intentar convencer autoridades de su existencia no sería práctico a la hora de ingresar a Japón ilegalmente.

El hombre de Taured es otro de los misterios que quizás jamás tengan respuesta, debido a la falta de información y fuentes fidedignas disponibles relacionadas al caso.

Autor: Nikos Gemidopoulos

 


'Taured: el país imposible' have 2 comments

  1. 28 Septiembre, 2016 @ 7:14 PM Mark Volko

    Sabes si el pasaporte, las cuentas bancarias, si aún estan en poder de la policia o se han hecho públicos? Me haria gracia ver un objeto de otra dimensión. Sabes si lo conservan o despareció también?

    Reply

    • 28 Septiembre, 2016 @ 9:54 PM Nikos Gemidopoulos

      Hola Mark, lamentablemente no se ha hecho nada público ya que las fuentes son difíciles de rastrear. Este es uno de los tantos casos que es mejor tenerlos en la imaginación ya que por falta de pruebas jamás se podrá comprobar. Gracias por el comentario.

      Reply


Comparte tu opinión con nosotros