Entre las páginas del Manuscrito Voynich

Anteriormente habíamos tenido un encuentro con libros extraordinarios encontrados durante la historia. Hoy analizaremos en profundidad la historia del Manuscrito Voynich

En 1890 un joven farmacéutico lituano consiguió escapar de Rusia, huyó a Alemania y poco después se asentó en Londres. Wilfrid M. Voynich conoció en Londres a Ethel Lilian Boole, con quien se casó una década más tarde. Junto a ella escribían literatura revolucionaria para enviar a Rusia y traducían al inglés la obra de Marx, Engels y Plejánov.

Así comenzó el interés de este hombre por los libros, manuscritos y catálogos antiguos. Levantó un importante comercio de libros raros y difíciles de encontrar para coleccionistas. Y eso lo dirigió hacia encontrar uno de los volúmenes más enigmáticos de la historia en la biblioteca del colegio Jesuita de Villa Montragone, Italia. Este manuscrito, que hoy se lo conoce por el nombre del joven que lo descubrió, contiene 240 páginas, ilustraciones a todo color y un texto escrito a mano que hasta el día de hoy no ha sido descifrado.

Dentro del codex, entre las páginas de pergamino,  se encontraba una carta en latín que nos cuenta sobre dueños anteriores del manuscrito. El primer dueño que se puede asegurar fue Georgius Barschius, un alquimista que vivió en Praga a comienzos del siglo XVII. El libro pasó de mano en mano, dejando una larga lista de estudiosos confundidos sobre su significado. Aun así llegaron a optimistas conclusiones sobre cuál sería el contenido críptico de sus páginas.

maxresdefault2

Descripción del manuscrito

El libro data de hace unos 500 años atrás, de autoría y origen totalmente desconocidos. Su alfabeto utilizado no se asemeja a ningún otro conocido, denominado Voynichés, al día de hoy es el único documento que ha superado cada intento de criptógrafos y medios informáticos de descifrarlo.

Las dimensiones del libro es de unos 16,2 centímetros de ancho por 23,5 de alto y 5 de grosor, apenas mayor que media hoja de papel de impresora casera (A4: 21 cm por 29,7cm). La encuadernación fue añadida posteriormente, posiblemente en el siglo XVII, de vitela, una especie de pergamino hecho de cuero de cordero muy trabajado y fino.

Al parecer, la numeración de los 116 folios fue introducida posterior al texto del mismo, e indica que faltan 28 de ellos. 33 páginas sólo contienen texto. En todo el libro se lo puede encontrar iluminado de diferentes colores, azul, amarillo, rojo, castaño y verde. Lo acompañan ilustraciones pintadas con acuarelas de plantas desconocidas, mujeres desnudas y elementos astronómicos.

Se puede deducir que las ilustraciones ocurrieron primero, ya que el texto se superpone a ellas y no se le puede observar una sola corrección. Quien lo haya escrito lo hizo de forma fluida, certera, sin dudar ni errar en ninguna de sus páginas. No hay tachaduras o errores, cada carácter se conocía a la perfección previo a su escritura.

Voynich_Manuscript1

El alfabeto en su totalidad consta de entre 20 y 30 glifos. La incertidumbre yace en la ambigüedad visual de algunos de los glifos y unas excepciones de caracteres peculiares que se pueden encontrar una o dos veces en todo el texto. A pesar de ser imposible de entender lo que nos quiere contar, se pueden apreciar reglas ortográficas y fonéticas de los lenguajes. La “Ley de Zipf”, ideada por el lingüista George Zipf, explica que hay una frecuencia universal de palabras cortas y largas en todas las lenguas humanas. Si se respetan estos parámetros que establece su ley entonces es una lengua creíble. El manuscrito encaja dentro de estos parámetros, sin embargo esto no es suficiente para asegurar su veracidad, ya que se puede generar un texto que cumpla con estas reglas y no ser más que una absurda combinación de letras y espacios al azar. Lo sorprendente es que un texto creado hace 500 años cumpla con esta ley, ya que para generar un engaño semejante hoy día necesitamos de una computadora.

Hay múltiples teorías sobre el origen de la lengua expresada en el texto. Se ha intentado descifrar su contenido seriamente desde 1921, probando cada método de descodificación y traducción posible. Se habló incluso sobre la posibilidad de que sea un lenguaje natural exótico con un alfabeto inventado, lo que haría aún más compleja su traducción. Si bien es plausible, también lo es, aunque más difícil, que sea una lengua artificial.

lead

Muchos han intentado catalogar esta obra de un engaño elegantemente tramado, o del delirio  paranoico de un alquimista. Lo curioso es que si se tratase de una lengua inventada, como el elfico de Tolkien o el Klingon de Viaje a las Estrellas, su estructura sería completamente diferente. Su complejidad lingüística argumenta en contra de la teoría del engaño, debido a la regularidad en la estructura interna de vocablos, las repeticiones de sílabas, prefijos y sufijos, etc. Es improbable que un alquimista loco haya diseñado una gramática para una lengua de su propia invención y tras años de emplearla resultase en un texto con estas características. Si bien no se ha descartado aún por los más escépticos, el misterio nos hace preguntarnos ¿qué nos puede estar contando?

Contrario a lo que podemos imaginarnos, las ilustraciones poco ayudan a esclarecer el enigma. Se sugirió que trataba temas comunes de la medicina medieval o renacentista. Pero es la amplia variedad de imágenes representada lo que alimenta la intriga sobre la concepción del libro. Se ha llegado a formular la hipótesis de que quien haya escrito el manuscrito, poseía conocimientos extraordinariamente avanzados y demasiado peligrosos para el mundo moderno, por lo que ocultó la información para evitar nuestra propia autodestrucción. No hay pruebas de tales conocimientos avanzados, lo que hace a la hipótesis bastante improbable. Los expertos igual coinciden en diferenciar 6 secciones en el libro, en base a diferencias temáticas en las imágenes representadas.

El herbolario: En un total de 130 páginas, es la más extensa del libro. En ellas las ilustraciones de plantas extrañas se exponen en modo de catálogo, con detalles ampliados, y texto acompañando y posiblemente explicando aún más sobre la especie. El formato coincide a los herbolarios europeos de la época. Si bien algunas plantas pudieron ser reconocidas por botánicos, la mayoría de ellas no existen o mejor dicho no han podido ser identificadas aún.

Sección Astronómica: Diagramas circulares con lo que parecen ser soles, lunas y estrellas, dan la pista de que se trate de astronomía o astrología. Es curioso encontrar con símbolos convencionales en 12 diagramas que muestran las constelaciones zodiacales. Dos peces para Piscis, un toro para Tauro, etc. Es en esta sección donde faltan algunas páginas que no fueron arrancadas sino descocidas, un proceso muy laborioso que aumenta el enigma. Hay quienes aseguran que en ellas se encuentra el secreto para descifrar el texto.

Sección biológica: Durante todo el códice se ven figuras de pequeñas mujeres desnudas, algunas quizás embarazadas. Se encuentran en redes de tuberías y piscinas interconectadas que dan la impresión de estar representando órganos genitales femeninos de formas figurativas.

Sección cosmológica: Una de las secciones más complejas, con páginas desplegables donde se encuentran diagramas circulares que puede ser un mapa de un archipiélago de islas conectadas, castillos y lo que parece un volcán.

Sección farmacéutica: En esta sección se muestran plantas o partes de estas, junto a bloques de texto a modo de descripción de las aplicaciones que pueda tener dicha planta. Se representan a lo largo de los márgenes algunos objetos como jarros y frascos que se utilizaban para fines farmacéuticos.Formada por muchos párrafos cortos, marcados por viñetas donde se representa una flor o estrella. Se presume que pueden ser instrucciones numeradas para producir un producto químico o alquímico.

Manuscrito-Voynich-18

No sabemos bien cuál fue su propósito, o que intenta catalogar en sus páginas. Y poca idea tenemos de quien pudo haber sido su autor. Se ha estudiado la posibilidad de varias figuras históricas, en su mayoría alquimistas, botánicos, y estudiosos. La carta que se encontró junto al manuscrito llevo la investigación a encontrar otras 3 cartas que sugieren un par de nombres. Pero las fechas no concuerdan del todo, los motivos hacen aún más difíciles de posicionar la obra con su autor. Un engaño demasiado bien articulado, o un estudio extraordinariamente oculto tras el velo de un lenguaje como de otro mundo. Hasta ahora tan solo podemos imaginarnos que nos quiere contar en las crípticas páginas de este libro. Hermoso en su concepción y en su misterio.

Autor: Martín Vilariño


Fuentes: 

https://es.wikipedia.org/wiki/Manuscrito_Voynich

http://www.todolibroantiguo.es/libros-raros/manuscrito-voynich.html

http://www.elorigendelhombre.com/manuscrito%20voynich.html

http://www.abc.es/ciencia/20140221/abci-descifran-diez-palabras-misterioso-201402211135.html


'Entre las páginas del Manuscrito Voynich' have no comments

Be the first to comment this post!

Comparte tu opinión con nosotros