Sindrome de Ekbom o delirio parasitario

Conocido como el delirio de infestación o parasitosis imaginaria, el Síndrome de Ekbom es una enfermedad psíquica que causa en sus víctimas alucinaciones de infestaciones en sus hogares o incluso en ellos mismos, generando lesiones al rascarse compulsivamente o manifestando paranoias al pensar que están rodeados de insectos y parásitos.

En muchos casos, la enfermedad es detectada por exterminadores, que son llamados constantemente por una persona en particular, y que en repetidas ocasiones no han encontrado el problema de la plaga que invade al afectado. También se han detectado casos por especialistas entomólogos, que han recibido frascos con polvo por parte de los pacientes, que argumentan que allí se encuentra la raíz de su parasitosis.

El primer caso documentado sucede en 1894, y fue registrado por George Thibiérge bajo el nombre “Acarofobia”. Recién en 1938, Karl Axel Ekbom, neurólogo sueco describe las causas, comportamiento y pronóstico de esta enfermedad, denominándolo “Delirio presenil parasitario dermatozoico”. En su trabajo detalla los casos que pudo tratar, donde en la mayoría, los afectados solían tener marcas en la piel de tanto rascarse.

Hoy en día este síndrome puede aparecer a cualquier edad, afectando a jóvenes y adultos de igual forma. Lo mismo sucede con el género, siendo indiferente al mismo. Las causas siguen sin ser claras, se sugiere que puede ser desencadenado por mecanismos biológicos cerebrales junto con factores epidemiológicos en la edad avanzada, vía antecedentes familiares o alteración en la percepción y personalidad del individuo. Recientemente se ha dado una asociación entre el gen HLA-03 y la enfermedad.

El tratamiento para esta curiosa enfermedad es uno de los problemas más frustrantes para cualquier especialista o clínica dermatológica. Si bien dependen mucho del tratamiento psiquiátrico de la persona, llevar a una persona por el camino de curación es bastante complicado: se debe confirmar el diagnóstico, realizar un correcto diagnóstico diferencial, clasificar y aislar la causa, disminuir el daño de automutilación, prevenir el daño a otras personas y evitar el suicidio del individuo afectado. Aparte de todos éstos ítems, los especialistas deben ofrecer un tratamiento funcional que se mantenga con el tiempo.

Sin duda alguna la mente humana es un complejo mecanismo que frente a cualquier cambio o modificación en su funcionamiento podría desencadenar un problema como el terrible Síndrome de Ekbom.

Autor: Nikos Gemidopoulos


Fuentes:

Medigraphic

 

 


'Sindrome de Ekbom o delirio parasitario' have no comments

Be the first to comment this post!

Comparte tu opinión con nosotros